Flores

Fiesta de Todos los Santos. ¿Por qué empezó a celebrarse?

El próximo jueves 1 de noviembre se celebra en España la fiesta de Todos los Santos. Un día en el que las familias de tradición cristiana recuerdan a sus seres queridos. Hoy en día es tradición visitar el cementerio y depositar flores en el lugar donde descansan los restos del difunto. Pero ¿conoces el origen de la fiesta de Todos los Santos? ¿Sabes realmente por qué se celebra?

El origen de la fiesta de Todos los Santos

Desde el principio de la humanidad la muerte ha sido un paso importante en la vida. Algunas culturas creen en la reencarnación, otras en una vida mejor después de la terrenal. Sea como sea, la muerte ha sido siempre un hito cargado de simbolismo, tradición y creencias.

En el origen de la tradición cristiana era costumbre conmemorar el aniversario de la muerte de algún mártir. Durante el siglo IV la Iglesia Católica instauró la fiesta de Todos los Santos después de la Gran Persecución de Diocleciano. El número de mártires fue tal que la Iglesia decidió señalar un día común para conmemorarles a todos.  Al principio no tenía una fecha fija, pero el Papa Gregorio III decidió que siempre sería el 1 de noviembre. Y así nació la fiesta de Todos los Santos en la tradición Cristiana.

La fiesta de Todos los Santos en España

La tradición más común en España es visitar los cementerios donde y depositar flores. Existen otras tradiciones también muy generalizadas en España para la celebrar la fiesta de Todos los Santos.

Estas son algunas de ellas:

1. La tradición Celta en las calles de Cedeira, La Coruña.

En Cedeira, municipio español situado en la costa norte de las Rías Altas, se celebra el Samhain o Samaín. La festividad de origen celta más importante de la Europa hasta que la llegada del cristianismo. La tradición Celta dividía el año de dos partes. La mitad oscura que empezaba con la luna de octubre-noviembre y la mitad clara que empezaba a partir de abril. El Samhain es una de las fiestas que dan origen a la festividad anglosajona conocida como Halloween.

Durante la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, los habitantes de Cedeira se visten de seres mágicos para poder confundirse con los muertos. Se piden dulces por las calles y se tallan calabazas para ahuyentar a los malos espíritus.

2. Tosantos, en Cádiz. Una festividad muy ligada a la gastronomía local.

En los días previos al 1 de noviembre, en Cádiz se celebra la tradicional Fiesta de los Mercados. La gastronomía gaditana se convierte en huesos de santo, buñuelos de cidra y crema de boniato. En la actualidad la fiesta de Todos los Santos se celebra con el Concurso de Exornos de Puestos en los Mercados Municipales. En los principales Mercados de la ciudad se celebran pasacalles itinerantes, conferencias y degustaciones.

3. Las gachas para las cerraduras, en Begíjar.

Begíjar es un municipio de la provincia de Jaén donde la fiesta de Todos los Santos conserva una peculiar tradición, tapar con gachas las cerraduras de las puertas. El origen de esta ancestral tradición se remonta al Antiguo Testamento, cuando los israelitas señalaron las puertas de sus casas con la sangre de un cordero para evitar la entrada del ángel de la muerte.

El Día de Muertos en México. Otra forma de honrar la memoria de los nuestros.

El Día de Muertos se celebra en México entre los días 1 y 2 de noviembre. Es una fiesta similar a Todos los Santos en cuanto al motivo de la celebración, que siempre es honrar la memoria de nuestros seres queridos. Pero en definición, la fiesta de Todos los Santos y el Día de Muertos tienen algunas diferencias.

Desde 2008 el Día de Muertos forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco. El origen de esta fiesta es anterior a la llegada de los españoles a America Latina. Mexico es un país con arraigadas tradiciones y cultura ancestral. En ese sentido, uno de los aspectos que hacen que México sea tan especial es su concepción sobre la vida, la muerte y todas las tradiciones que giran a su alrededor.

Fiesta de Todos los Santos en México

Cuando llegan los días previos a la celebración del Día de Muertos, los mexicanos construyen altares en sus casas y en las calles. La decoración se realiza con flores naranjas típicas de la zona. El agua es símbolo de vida y la calavera que está presente en todos los sitios durante la celebración, se aleja del símbolo tremendista que le da la religión católica. Todos los elementos sirven para crear arte y celebrar la vida.

La Catrina, el principal emblema del Día de Muertos, es un ejemplo de esta manera de ver la vida y la muerte. Se trata de un gran esqueleto decorado con una calavera que porta una gran sonrisa. Para los mexicanos es importante desdramatizar la muerte y ensalzar las ganas de vivir y reír en este día.

La muerte tiene diferentes significados en función de la cultura y la tradición de cada país. Lo que sí es seguro es que tanto el Día de Muertos como la fiesta de Todos los Santos, son tradiciones con un mismo objetivo, recordar a nuestros seres queridos.

 

.